decorar en la playa

Tener una casa en la playa es un sueño para muchas personas. Pero cuando ese sueño se cumple entonces empezamos a darle vueltas a la cabeza sobre cómo debería ser la decoración.

Aunque siempre hay estilos que marcan tendencia, lo importante es que tengas en cuenta que tu casa debe ser única. Debería reflejar tu personalidad y adaptarse a tus necesidades y las de tu familia.

Una casa en la que no vas a vivir durante todo el año debe ser, sobre todo, práctica. Aunque esto no implica en ningún caso descuidar la estética.

Vamos a ver cómo podemos conseguir una casa de playa cómoda, bonita, elegante y que resulte práctica para la familia.

¿Qué color elegir?

Esta casa la vas a usar sobre todo en verano, así que merece la pena utilizar colores y tonos que te permitan sacarle el máximo partido posible a la luz natural.

El blanco siempre es un acierto. Es un color totalmente atemporal que nunca pasa de moda y tiene la ventaja añadida de combinar a la perfección con cualquier tipo de decoración.

Si prefieres unas paredes con algo más de color puedes optar por otros colores neutros como el beige o los tonos arena.

Todos ellos son capaces de reflejar la luz y hacer que los espacios parezcan más amplios de lo que realmente son.

También es buena idea destacar alguna pared con un color llamativo y refrescante como el azul o el verde, que nos recuerden que estamos junto al mar.

¿Qué estilo decorativo elegir?

El estilo de decoración es algo muy personal. No obstante, si has elegido comprar una vivienda en la Costa del Sol el estilo Mediterráneo siempre es buena idea.

Textiles sencillos en color blanco combinan a la perfección con muebles de corte clásico en los que la madera en su versión más natural es la gran protagonista. Por supuesto, no pueden faltar los complementos de mimbre.

Haz de tu casa algo tuyo

Uno de los grandes errores que se suelen cometer a la hora de decorar casas en la playa es hacer que sean demasiado impersonales.

Como no pasamos mucho tiempo en ellas no prestamos atención a los pequeños detalles. Puedes pasar horas y horas buscando muebles, eligiendo textiles, etc. Pero si no inviertes un poco de tiempo en darle tu toque a la casa, seguirá pareciendo un apartamento de alquiler.

Para evitar esto no te olvides de decorar tu nueva casa con fotos de la familia, llevar algunos de tus libros favoritos y recuerdos familiares. Solo así consigues que tu casa de la playa se convierta en un auténtico hogar.

No sobrecargues las estancias

Si has adquirido una casa en una zona de playa quieres disfrutar al aire libre lo máximo posible. Tu casa debe ser un hogar, pero no algo que te quite tiempo o se vuelva incómodo.

Procura que los espacios estén lo más despejados posible. Esto te ahorrará tiempo a la hora de limpiar y evitará la sensación de agobio que transmiten las estancias muy llenas. Además, cuantas menos cosas haya por medio más sensación de frescor transmitirá la casa.

Complementos marineros

Si estás cerca del mar no pueden faltar en tu casa complementos marineros. No hace falta que abuses de ellos, pero puedes incluirlos de forma discreta.

Una buena idea puede ser utilizar textiles en color azul que recuerden al mar, portavelas decorados con cabos marineros, pequeñas maquetas de barcos, etc.

También puedes salir a dar una vuelta por la playa y recoger algunas conchas y piedras con las que hacer un bonito centro de mesa o incluso un original marco de fotos.

Crea una pequeña zona de trabajo

Aunque estemos de vacaciones muchas veces nos vemos obligados a tener que trabajar o hacer alguna gestión con el ordenador. Esto nos resultará mucho más sencillo si hemos creado una pequeña zona de trabajo.

Un tablón que haga de mesa, una estantería y una silla que encajen con el resto de la decoración son más que suficientes para poder trabajar cómodamente.

No te olvides de las plantas

En tu hogar de la playa no deberían faltar unas plantas naturales tanto en el interior de la vivienda como en el exterior si tienes una terraza o un jardín. 

Si no tienes nadie que pueda cuidar tus plantas en tu ausencia siempre puedes elegir plantas de temporada como las petunias o el geranio, que además te podrás llevar a tu residencia habitual después del verano o incluso podrás regalar a algún vecino o amigo.

Selecciona bien el menaje

En casa necesitamos muchas cosas: vasos, una vajilla, una batería de cocina, sábanas… no conviertas tu casa de verano en un trastero al que llevas todo aquello que ya no quieres o necesitas en tu vivienda habitual. Selecciona y compra con ilusión todos los complementos y elementos de menaje de tu hogar de verano.

¡Vive tu nueva casa en la playa!

PUEDES COMPARTIR ESTE ARTICULO

Comparte en facebook
Facebook
Comparte en twitter
Twitter
Comparte en linkedin
LinkedIn
Comparte en email
Email